12 cosas a explorar en Barcelona

1. La Barcino Romana: La fundación de una ciudad

Las murallas romanas que rodean el corazón de Barcelona abarcan la Barcino que existió entre el siglo I a. C. y los inicios de la Edad Media. Una ciudad que nació como una pequeña colonia y que creció poco a poco hasta convertirse, durante un breve periodo de tiempo, en ciudad imperial.
Leer más

2. La Barcelona Medieval: La Ciudad Condal

Durante la Edad Media, Barcelona se convirtió en Ciudad Condal y ganó relevancia política. Pasó a ser la sede de las principales instituciones de poder de la Cataluña Vieja, lo que propició una intensa actividad comercial que la hizo crecer y expandirse, y vestirse con magníficos edificios de arquitectura gótica.
Leer más

3. La ciudad moderna e industrial

A finales del siglo XVII y principios del XVIII, Barcelona seguía siendo una ciudad dinámica e interconectada con el mundo, pero sufrió largos asedios en largas guerras que le causaron cicatrices profundas. Gracias al espíritu de superación de los barceloneses, a finales del siglo XVIII resurgió como motor económico, iniciando una próspera actividad industrial que arraigaría a lo largo del siglo XIX.
Leer más

4. La Barcelona contemporánea: Del siglo XX al XXI

Mientras la ciudad crecía industrial y demográficamente, los acontecimientos políticos y sociales, con el estallido de la Guerra Civil Española y la larga dictadura posterior, definieron unos tiempos convulsos. A finales del siglo XX, con la llegada de la democracia, Barcelona resurgió, como un ave fénix, dispuesta a convertirse en una gran metrópoli del siglo XXI.
Leer más

5. Barcelona, joya modernista

Sin duda Barcelona es la ciudad Europea donde el modernismo tiene una mayor presencia en la fisonomía y personalidad de la ciudad.

Detrás de las centenarias fachadas modernistas del Eixample encontramos el nombre de las familias de la burguesía barcelonesa así como de los arquitectos más destacados. Un buen ejemplo son las tres casas de la llamada "manzana de la discordia", en el Passeig de Gràcia, entre las calles Consell de Cent y Aragó. Aquí, tres de los grandes arquitectos del Modernismo, Lluís Domènech i MontanerJosep Puig i Cadafalch y Antoni Gaudí, construyeron una casa para las familias Lleó Morera, Amatller y Batlló respectivamente.

Además de los edificios del “Quadrat d’Or” en el Eixample, podemos encontrar grandes obras en otros barrios. En Ciutat Vella encontramos  el incomparable Palau de la Música, y en el Parc de la Ciutadella, el edificio del Museu de Ciències Naturals i Zoologia, por citar sólo un par. Hospital de la Santa Creu i Sant Pau es una de las nueve obras maestras del Modernismo que hay en Barcelona declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
Leer más

6. Barcelona, ciudad culta

El legado cultural de Barcelona es inmenso. La ciudad tiene un pasado íntimamente ligado a la producción cultural y artística que ha servido de inspiración a las generaciones del presente. Como ciudad mediterránea que es, Barcelona dispone de una oferta lúdica extensísima, que abarca todas las disciplinas relacionadas con el mundo de la cultura. Cuenta con teatros centenarios dedicados a la ópera y a la música, como el Gran Teatre del Liceu o el modernista Palau de la Música Catalana, y excelentes y modernos auditorios, grandes instituciones dedicadas a las artes plásticas, centros destinados al arte más vanguardista, espacios para la innovación escénica y el teatro más clásico o pinacotecas y espacios dedicados al arte patrimonial.
Leer más

7. Una ciudad para disfrutar de la comida

Barcelona tiene una gran oferta de restaurantes, para todos los gustos y presupuestos. Además, la capital catalana es la cuna de algunos de los cocineros más galardonados del mundo, como Ferran Adrià, Carme Ruscalleda o Sergi Arola.

Su oferta es un buen ejemplo de las maravillas de la cocina mediterránea de Cataluña, que conjuga mar y montaña, carne y pescado. No obstante, en lugar de dormirse en los laureles de la tradición, la gastronomía barcelonesa ha evolucionado y, con sus innovaciones, se ha convertido en una de las mejores tarjetas de presentación de la ciudad ante el mundo.

No cabe duda: para los amantes de la gastronomía, Barcelona es un auténtico paraíso.
Leer más

8. Escondites de Barcelona

Fuera de los circuitos más turísticos, entre callejones, se esconden infinitos rincones genuinamente barceloneses y muy a menudo desconocidos, incluso para la gente que vive en la ciudad.

Son plazas, claustros, pasajes y paseos que pertenecen a otras épocas y que evocan una Barcelona que, a primera vista, parece que no existe: la que mantiene la esencia del pueblo que todos los barrios de la ciudad fueron un día.
Leer más

9. Tiendas emblemáticas

Entre las tiendas pequeñas y medianas de Barcelona juegan un papel importante los establecimientos centenarios, algunos de los cuales conservan decoración modernista. Están repartidos por todos los distritos, y son locales con profundas raíces en su barrio.
Leer más

10. La Ciudad del Diseño

En Barcelona se respira el diseño y tiene reconocimiento internacional. Se puede encontrar  en cualquier ámbito, desde la moda a restaurantes o locales nocturnos y por supuesto en la arquitectura.
Leer más

11. Barcelona paso a paso

El clima mediterráneo y el tamaño de Barcelona son unos aliados magníficos para recorrer la ciudad a pie. Los paseos se pueden organizar de muchas maneras: los barrios viejos, como el Gòtic, la Ribera, el Ravalo la Barceloneta, invitan a zigzaguear por sus estrechas callejuelas y dejarse llevar por la intuición para descubrir rincones. Pero también se pueden escoger rutas temáticas para organizar el paseo y sacarle el máximo provecho.

Si se quiere aprovechar el tiempo y ver más de un barrio en un mismo día, la mejor opción es desplazarse en transporte público y caminar una vez que se llega al lugar: la ciudad es accesible a pie, pero el turismo a pie cansa. Si la visita coincide con un día soleado, siempre se puede hacer una parada para recuperar fuerzas en alguno de los parques y jardinesde la ciudad.
Leer más

12. Slowbcn: La guía de consumo sostenible

Muchas tiendas de Barcelona apuestan por el consumo sostenible. Es fácil encontrar establecimientos de alimentos ecológicos y que cumplen los códigos de kilómetro cero: productos de cultivo ecológico comprados directamente al productor local. También hay muchas tiendas especializadas en productos de la tierra, como vinos y aceite de oliva virgen, y comercios donde encontrar productos no alimenticios, como, por ejemplo, zapatillas de deporte artesanales o artículos de segunda mano, desde libros a moda y complementos.
Leer más